Publicado el

Sobre amor, ilusiones y sueños

El mundo se mueve por amor, ilusiones y sueños…o al menos eso pienso yo. Nos movemos por amor a nuestra pareja, a nuestros hijos, padres, hermanos…Y por ellos hacemos lo que sea, nos mueve una motivación máxima. Nos movemos por ilusiones, a veces constantes y a veces renovadas que nos llevan a perseguir uno u otro objetivo. Y nos movemos por sueños que nos planteamos conseguir y vamos dando pasos hacia ellos.

Ese amor, ilusiones y sueños nos van dando motivación para hacer una y otra cosa. En los deportistas, existe un momento álgido y mágico donde estos tres conceptos alcanzan su máximo esplendor. Y este momento suele coincidir con la pretemporada, cuando se encuentra alejado de las competiciones y puede recapacitar y plantearse lo que quiere hacer y hacia dónde quiere enfocar sus esfuerzos. Es aquí donde se carga de moral para afrontar los nuevos y más exigentes retos que se plantea para el futuro.

Indudablemente, de nada vale al deportista tener muy buenas intenciones si no las lleva a la práctica, si no realiza las acciones necesarias que le hagan ser mejor. Y para esto debe estar comprometido con lo que hace, dividir sus objetivos en pequeñas acciones que pueda ir cumpliendo con el fin de siempre progresar…Pero sin olvidarse del descanso…tras el cual volverá una y otra vez con más energía y creatividad.

Ha de ser consciente de las dificultades que encontrará en el camino. No debe buscar la perfección porque sería algo imposible y que le llevaría a la frustración sino que debe ser consciente del punto en que se encuentra para no intentar hacer más de lo que puede.

Y, al mismo tiempo, necesita visualizar su futuro desde un nivel superior, fruto del trabajo constante que está comprometido en realizar. Necesita superarse y eso es lo que le mueve a actuar de forma consciente y constante, realizando incluso acciones que antes no era capaz y le ayudarán a conseguir una mayor capacidad y potencialidad que le harán sentir mucho más realizado.

Todo esto, deberá hacerlo sin perder el prisma de la recompensa por la que lucha (sea en forma de competición, reto, estado de forma…) de tal forma que no pierda la perspectiva del final hacia el que quiere llegar, y de modo que le mantenga firmemente motivado hacia el objetivo.

Por último, no debe tomar nada demasiado en serio, sino que deberá divertirse, acción sin la cual no será posible recorrer el camino. Lo más importante será su bienestar, que le llevará a rendir más y sentirse mejor.

3 comentarios en “Sobre amor, ilusiones y sueños

  1. Da gusto leerte y como siempre sabios consejos.

  2. Un placer poder leer artículos de esta tremenda calidad 😉

  3. Me alegro que os resulten útiles!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *