Publicado el

Momentos previos a una competición

 Una competición no sólo comienza cuando suena la bocina o el silbato de un juez o árbitro, sino que antes hay muchas situaciones que cada deportista vive de diferentes maneras, y es algo que al final influye en el rendimiento y en el resultado del mismo.

Algunos lo viven como un día como cualquier otro, otros lo perciben como un día agradable y que se vive con ilusión, en el que tenemos ganas de que llegue el momento de la salida para poner en juego toda la preparación que hemos realizado. Y para muchos otros, se percibe como un día tenso, con emociones contradictorias, con mucho nerviosismo, ansiedad, preocupación… y con cierto temor de que llegue el momento de la salida.

Como es normal, no es tan sencillo, no siempre vamos a responder del mismo modo ya que las situaciones no van a ser siempre las mismas, porque influyen gran cantidad de factores como la importancia de la competición, la incertidumbre que nos provoca, la amenaza de fracaso, situaciones novedosas, el recuerdo de experiencias frustrantes pasadas y los factores personales, familiares o también de trabajo.

Un factor importante que influye en muchos casos es el control del sueño, ya que es muy complicado a veces poder dormir y descansar la noche previa, con las repercusiones que esto puede tener. Hay que ser conscientes de la situación y lo mejor es no intentar dormir a toda costa, porque cuanto más queramos hacerlo, más activados estaremos y menos posibilidades de dormir tendremos. Hay que pensar que simplemente por el hecho de estar en la cama ya se está descansando. Podemos recurrir a algunas técnicas de relajación cómo hacer estiramientos, ejercicios respiratorios, meditación, yoga, darnos una ducha (ya sea de agua fría o caliente), poner las piernas en alto, escuchar música tranquila, leer en la cama o cualquier otra cosa que sepamos que nos funcione bien para dormirnos.

En conclusión, debemos relativizar la competición, ponerla en perspectiva, no dándole más importancia de la que realmente tiene si en ello influyen nuestros hábitos normales de vida, y mucho más si no somos profesionales y no vivimos de ello.

Debemos disfrutar del privilegio que tenemos de poder hacer el deporte que nos gusta, y de poder competir contra otros deportistas, pero nunca llegar a provocarnos un estado de ansiedad o excesiva activación que pueda conducirnos a una frustración a consecuencia de un  posible mal resultado. No hay que olvidar que para la gran mayoría de nosotros el deporte no deja de ser un juego.

2 comentarios en “Momentos previos a una competición

  1. Para mi hay dos factores muy importantes, el descanso y poder dormir bien, cosa que me resulta difícil normalmente y el tipo de competición, es decir, me siento mas comodo y creo que obtengo mejores resultados desde que voy a las pruebas que me llaman la atención y mas me gustan sin ningun tipo de obligación como por ejemplo cuando corria algún tipo de open de varias pruebas en la que no puedes permitirte faltar o cometer fallos, esto me agobiaba mucho y me ponía muy nervioso antes de la competición, durante y después, no se si me he explicado bien.

  2. Perfectamente explicado Gómez. Eso que dices le ocurre a mucha gente y por eso yo no soy partidario de disputar la general de Open, Circuitos…que te exigen correr muchas pruebas porque el sistema de puntuación te obliga. Últimamente el nº total de pruebas se está rebajando y eso permite que el deportista se sienta algo más relajado y en consecuencia pueda dormir mejor.
    Yo creo que lo mejor es aplicar lo que tu haces, es decir, ir a las carreras que realmente te motiven, tengas ganas y disponibilidad, mucho mejor que verse en la obligación de ir a muchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *