Publicado el

Las 1001 caras del deporte

El deporte, como la vida misma, es un libro abierto donde nunca se deja de aprender algo nuevo. Desde mi posición, como entrenador y deportista, tengo la suerte de vivir, conocer y aprender de muchos deportistas, los cuales y cada uno a su nivel, se encuentran con muchas dificultades que comparten conmigo así como también las alegrías y satisfacciones que van consiguiendo.

Cada fin de semana supone un nuevo reto para muchos, pues es donde se mide el trabajo realizado, a veces solo de esa misma semana, pero otras veces se trata de un objetivo único que ha llevado meses de preparación. Y aquí es donde puedo ver las 1000 y 1 caras del deporte.

Después de cada competición, cada deportista valora cómo le ha ido, si le fue bien, mal…si tuvo problemas físicos, mecánicos…si acertó con la táctica, si supo regularse o no, si encaró bien los días previos, si se puso demasiado nervioso en la salida…Y todo esto lo comparten con su entrenador para que le dé su punto de vista a eso que han sentido y vivido en el día de la prueba.

Y esas vivencias cada fin de semana son diferentes…Unos pocos elegidos son capaces de lograr la victoria, otros están muy contentos porque han mejorado sus marcas, se encontraron muy bien el día de la prueba, lo dieron todo y no se guardaron nada…Hay quién no terminó satisfecho porque no encontró sensaciones desde el principio, no había dormido bien la noche previa, llegó a la prueba cansado, los problemas mecánicos y/o físicos le condicionaron, la climatología no le favoreció, el terreno no se adaptaba a sus características, los calambres le jugaron una mala pasada, los rivales fueron mejores ese día…A otros les fue mucho peor porque no pudieron acabar la prueba debido a una caída, una mala digestión…Y los hay que se encuentran lesionados y que no ven la fecha en que puedan volver a ponerse un dorsal y poder competir de nuevo.

Gracias a todas estas vivencias, un servidor puede seguir compartiendo toda clase de emociones con sus deportistas, tratando de ayudar y aprendiendo de ellos. Haciéndoles ver la importancia de ver las cosas con perspectiva, de analizar cada detalle con objetividad y de mirar el futuro siempre con optimismo. Porque siempre habrá más días, más carreras, más posibilidades de dar lo mejor de sí…porque el deporte nos enseña muchas cosas que nos serán muy útiles en nuestra vida, porque la capacidad de superación siempre nos hará mejores, porque la disciplina y la constancia nunca caerán en saco roto…porque esta debe ser la única cara del deporte.

Y porque el ganador no es solo el que llega primero…Son todos los que se superan día a día y disfrutan con lo que hacen…Sólo ahí es donde está la verdadera recompensa.

No hay un final con un único objetivo sino que debemos encontrar placer en el camino que nos lleva hacia ese objetivo. Si no es así, debemos preguntarnos si nos está mereciendo la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *