Publicado el

Experiencias en el ciclismo de categorías inferiores en Japón

convivenciatoribio2Tuve la oportunidad de asistir con mi equipo Team Matrix Powertag a un clínic realizado con chicos de entre 14 y 19 años durante una semana. Por cierto un lugar precioso, la isla de Imabari (Ehime) digno de visitar, un sitio tranquilo para poder hacer todo tipo de actividades deportivas y visitar lugares preciosos.

Llegamos a este lugar un lunes por la tarde y nada más pasar al lugar donde íbamos a residir, estaban todos los chicos esperándonos para  darnos la
bienvenida. En sus caras se podía leer la ilusión que llevaban dentro, les faltó  tiempo para coger nuestras maletas y llevarlas a nuestra  habitación. Y es que aquí la disciplina y el respeto hacia  alguien mayor que uno mismo es lo que destaca a este país de muchos otros.

Enseguida nos cambiamos de ropa para salir con la bici y aprovechar el tiempo de luz que quedaba (aquí anochece muy pronto, en verano sobre las siete y en invierno entorno las 5). Dimos una vuelta a la isla, el circuito que iba a ser durante toda la semana, el que nos hiciese pasar tan buenos momentos y disfrutar muchísimo. La distancia total era de 40kms, más o menos el perímetro de la isla, que como anteriormente dije era ideal para la práctica de este deporte y de otros muchos, pero de este en especial porque no había tráfico, semáforos, las carreteras estaban en muy buen estado…

Esta primera toma de contacto consistía en rodar despacio y empezar a ir conociéndonos, pero os puedo asegurar que en algunas subidas cortas de las seis que tenía el circuito (de entre 1,5 kms y 2 kms), me dejaron impresionado con la fuerza y velocidad a la que subían. Sabían que les esperaba una semana dura, pero desde el primer momento quisieron demostrar sus ganas de trabajo y de esforzarse por llegar a ser unos profesionales de este deporte. Me trajo muchos recuerdos de mi infancia, de cuando yo empecé, porque recordaba lo que yo pensaba por aquellos momentos y me podía imaginar lo que por sus mentes estaba pasando, (sensaciones, ilusiones, sueños…).

Y no todo era entrenar. Por las tardes se habían diseñado unas clases no menos importantes que se dedicaban a la enseñanza de la tecnología implantada para el ciclismo, como era la importancia de unas buenas plantillas de zapatillas para la bici, ajustadas personalmente a las características de cada pie, para aprovechar la fuerza al 100% a la hora de realizar la pedalada.

La enseñanza de cómo darnos automasajes a través de la técnica japonesa que consiste en  aplicar unas presiones con los dedos y las palmas de las manos, sobre determinados puntos, que corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud, contribuye a aliviar ciertas enfermedades (molestias, dolores, estrés, trastornos nerviosos, etc.) activando así mismo la capacidad de autocuración del cuerpo humano. He de decir que la primera vez que recibí este tipo de masaje (no como al que estaba acostumbrado con el típico aceite) me parecía imposible que fuese a obtener un buen resultado. Se realiza con la ropa puesta y una toalla por encima, presionando unos puntos concretos… pero sí que me gustó y resultó efectivo.

Aprendieron cómo hay que fortalecer ciertos músculos  importantes para retrasar la aparición de fatiga en la bici, realizando ejercicios de core y tren superior.

Las ganas de trabajar y disciplina eran constantes e incansables. Eran los primeros que se levantaban. Había días en los que a las cinco de la madrugada ya les gustaba salir con la bici a pasear y ver el día amanecer,  algo que me sorprendió y me dejó muy marcado.

Aquí a los jóvenes no se les “sirve en bandeja todo”. No solo hay que entrenar, aquí se les prepara para el futuro en todos los aspectos de la vida. Ellos eran los que preparaban la mesa y recogían todo, se encargaban de repartir a cada uno la comida, de ayudar en la elaboración de ésta, recoger la mesa y fregar.

El clima del verano en Japón es muy duro por el calor que hace unido a la humedad de la isla, con sensaciones térmicas en las horas centrales del día cercanas a los 50 grados, que sumado a los entrenos duros que realizaban, requería de un gran esfuerzo del cual nunca escuché ninguna queja.

Tras el buen trabajo realizado de toda la semana haciendo días de series adaptadas a ellos, días de esprines, kms libres tipo carrera… El último día hicimos una pequeña fiesta haciendo una  barbacoa, algo muy típico en Japón,
con fuegos artificiales.

En estos tiempos que corren tan malos, refiriéndome  a los pocos clubs y escuelas de ciclismo que hay en nuestro país, sería algo muy importante el que los pocos equipos profesionales de ciclismo que tenemos, tuviesen como trabajo y función el organizar eventos de este tipo (una concentración de ciclistas profesionales  con chicos/as de categorías inferiores durante una semana, no sólo a entrenar, a recibir charlas, experiencias en primera persona, nutrición, tácticas de carrera, psicología, es decir todo lo que engloba en este caso al ciclismo y a la vida misma) acercando a los más pequeños, a las escuelas de este deporte, a sus ídolos.  A la vez que los pueden ir viendo crecer, seguirlos año a año y de esta manera crear en estos chicos un incentivo de esfuerzo y disciplina al saber que están pendientes de ellos gente importante. Dando estoy seguro un verdadero impulso en el ciclismo base para el bien de nuestro deporte en un futuro. He de añadir que los dos últimos días de la concentración también participaron gente aficionada de entre (25-50 años) que quisieron pasar un fin de semana con los más  jóvenes y con los más experimentados aprendiendo cosas nuevas para ellos.

Para mí ha sido una experiencia muy bonita de la que a pesar de yo ser mayor que ellos, te hace de refrescarte en la memoria que el espíritu de sacrificio, aún en los momentos más duros no hay que perderlo, porque todo suma y tarde o temprano tiene su recompensa.

Estoy seguro que más de uno de esos chicos triunfarán en aquello que se planteen en sus vidas, por la ilusión y las ganas que le ponen a la hora de realizar todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *