Publicado el

Estrategia

 No hay cosa peor en esta vida que no tener una estrategia, un plan de acción que ejecutar para conseguir nuestros objetivos. Pero es peor aún seguir una estrategia equivocada que nos va a conducir a ninguna parte de donde queremos llegar.

Por desgracia, esto es muy común en el mundo del deporte (aunque cada vez menos). Ves gente que no ha corrido en su vida y que con unos meses de afición al running se plantean correr una maratón. Otros que apenas llevan unos meses con la bici, pero como se han comprado una tope de gama, ya se creen capaces de correr pruebas de la máxima exigencia.

Por supuesto, la capacidad de decidir es libre para todo el mundo, pero nos iría mucho mejor si antes de enfrascarnos en determinado objetivo, sentásemos las bases sobre lo que tenemos que hacer y fuéramos cumpliendo plazos poco a poco, pues muchas veces no vemos más allá del punto en que nos encontramos.

Hay una historia que me gusta y que relata muy bien lo que aquí trato de contaros. Dice que había un leñador muy afanoso que después de un largo y duro día de trabajo seguía con el hacha intentando cortar leña pero que apenas obtenía resultados. Un hombre que pasaba por allí y lo vio tan exhausto le dijo que parara a descansar un rato y que si afilaba el hacha seguro que podría cortar más en menos tiempo. A lo que el hombre respondió:
“Tengo mucho trabajo y no puedo perder el tiempo en afilar el hacha”.

Creo que muchas veces nos pasa como al hombre de esta historia, que estamos tan enfocados en ver las hojas que no somos capaces de ver el bosque completo. Y esto no nos lleva nada más que a incrementar la frustración.

Hay algunas cualidades, como la inteligencia, el talento…o incluso la suerte, que a mí parecer están sobrevaloradas. Sin embargo, la estrategia está infravalorada y en muchas ocasiones es mucho más valiosa.

Disponer de una buena estrategia es asegurarse de que el camino es el correcto. Podremos tener aciertos, errores…pero si tenemos un plan de acción inteligente, con tácticas planificadas, y nos mantenemos constantes, al final llegaremos a nuestro destino. Siempre van a ocurrir cosas con las que no contábamos, pero un plan nos va ayudar a reducir mucho la incertidumbre.

Por esto, debemos asegurarnos de que tenemos una buena estrategia y de que está en consonancia con nuestros intereses y valores, que la hemos elegido a conciencia, libremente y valorando todas o la mayoría de variables. Y así estaremos un poquito más cerca de conseguir los objetivos que nos hemos marcado.

2 comentarios en “Estrategia

  1. Totalmente de acuerdo.

  2. It’s perfect time to make some plans for the long run and it is time to be happy. I have learn this publish and if I may I want to suggest you few attentiongrabbing things or advice. Maybe you could write next articles regarding this article. I desire to read even more things about it! fbbfecddegac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *