Publicado el

Busca tu deseo

No hay cosa más reconfortante en esta vida que hacer

lo que nos gusta y apetece. Todos tenemos muchas obligaciones que cumplir y por eso buscamos otras actividades que nos permitan recargar las pilas para poder afrontar con energía lo que no tenemos más remedio que cumplir.

Es aquí donde entran en juego nuestras aficiones, el deporte, la música, el cine, la lectura…cada persona busca un deseo, un motivo, un fin, un objetivo, un propósito, una conexión, una causa, una motivación que conecte con lo que queremos hacer. La vida de cada cual es diferente, pero todos encontramos la forma de hacerlo.

Encuentra tus pasiones y tus devociones o simplemente tus aficiones, porque te darán un punto de partida poderoso y te suministrarán energía renovable e infinita y te alegrarán la vida. Conseguir lo que nos proponemos es una fuente de placer.

Puede parecer fácil encontrar la motivación para todas aquellas cosas que nos gustan, pero está claro que no tanto para aquellas otras que nos gustan menos y tenemos que hacer por obligación. Pero aquí está el auténtico reto: dar sentido a lo que hacemos en cualquier faceta de nuestra vida.

Todos y cada uno de nosotros hemos hecho cosas a lo largo de nuestra vida que con el paso de los años no nos veríamos haciendo en la actualidad. Y justo al contrario, ahora hacemos cosas de las que hace unos años ni tan siquiera pensábamos que podríamos hacerlas. Los seres humanos vamos cambiando nuestras preferencias en el transcurso de nuestras vidas y se da el caso por ejemplo de gente que nunca había hecho deporte y que ahora se atreve con todo tipo de ellos y hasta han completado un ironman. Si se lo hubiera dicho alguien hace años, les habría contestado que si estaba loco.

Luchar porque te guste lo que haces, es un reto con premio gordo. Todo reto es estimulante mientras lo tengas en el punto de mira y la consecución de este te dará incontables horas de satisfacción.

Otra opción, sería no luchar por algo a lo que, en principio, no encontramos sentido (un determinado trabajo). Y pasar a hacer otra cosa que nos atraiga mucho más. Pero, como hemos visto antes, la vida da muchas vueltas y lo que no me gustaba hace años, ahora puede ser mi pasión. Por lo que hacer todo lo posible por encontrar un sentido a todo lo que hago quizá sea la mejor opción.

En definitiva, te guste o no lo que haces lucha por encontrarle un sentido, un propósito. Hazlo con tu mejor cara y predisposición. Tanto lo que te apasiona y te gusta hacer mucho como lo que te gusta hacer menos (porque nunca se sabe si puede acabar gustando). Luchar por encontrar en sentido te recargará de energía si te sientes vacío. Te ayudará en los momentos difíciles. ¡Dará sentido a tu vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *